miércoles, agosto 31, 2005

Kandalf

Hace unas semanas fuimos a por el ordenador. Fuimos, porque engañé a DT para que me acompañara. No me hizo falta mucho, ante la perspectiva de pasarse un día trasteando con cables, jumpers, pasta térmica..., no hizo falta decírselo dos veces.

En mi habitual falta de previsión, el sábado a las 11.00 aún estaba eligiendo componentes. Unos porque ya no había los que quería y otros porque simplemente lo había dejado para última hora.
Me apunté en la pda todo lo necesario: componentes, alternativas, precios, horarios de autobuses... y salí pitando para Plaza Castilla porque, sí amigos, iba en autobús a por él.
En principio no habría problemas, había elegido una flagrante caja de aluminio ideal para transportarla a las parties.

Llegamos justo a tiempo, en media hora cerraban y había bastante gente. De hecho nos atendieron mientras cerraban el chiringo. En la media hora que estuvimos en la tienda a DT le dió tiempo de enamorarse de un kit de refrigeración líquida. Sip, las vacaciones son muy malas: hay que entretenerse con algo.

Hubo algún que otro componente que tuve que cambiar in extremis. El dependiente controlaba y se le veía bastante ilusionado con el ordenador que estaba ayudando a crear. Lo que en principio era de agradecer se convirtió en nuestra perdición, la caja que había elegido no la tenían:
Dependiente: ¿Has visto esta?, es algo mas grande, pero es preciosa. Me encanta.

Me fijé en el brillo de sus ojos y no me quedó mas remedio que decirle que me la llevaba.

A todo esto DT jugando con los cables del monitor del dependiente:
Ups, ¿he sido yo?

La cara de DT era para verla, se habia apagado el ordenador del dependiente justo cuando tiraba de los cables de atras.
Despúes de unas risas el dependiente nos explico que había sido él.

Empecé a sospechar de que las cosas no iban bien cuando me dijo que el del almacén se iba a acordar de nuestra familia. Y es que la caja...era mucha caja.

Esperamos pacientemente (bueno, yo no) a que sacaran nuestros hierros del almacén. Cuando ví aparecer semejante montaña de cajas empecé a repasar números de telefóno de gente con furgonetas o camiones: ninguno en la ciudad, las malditas vacaciones.
Dependiente: Si quereis llevaros la carretilla y ahora la traeis...
Strg.Attractor & DT(al unisono y con voz de resignación): Hemos venido en autobús.
(Ala, ya tiene historia que contar el dependiente a sus amigos este finde.)
Lo peor de todo no fue que la caja era inmensa y encima de acero, sino que no sabíamos donde estaba exactamente la parada de vuelta. Despues de media hora para llegar a la parada de ida, contemplamos con terror como en el otro lado de la calle faltaba una marquesina. Dar vueltas con semejante trasto por el polígono de San Sebastian de los Reyes buscando una marquesina que han cambiado de sitio es algo que no recomiendo a nadie.
Lo único bueno, que podíamos usar la caja como banco móvil para descansar. Mientras uno inspeccionaba la zona, el otro descansaba sentado en la caja.


Eran ya las cinco de la tarde y aún no sabíamos cómo nos ibamos a ir de alli. Veo a una mujer y salgo corriendo a interceptarla. Por alguna razón se hacía la loca y no paraba, hasta que no la quedo mas remedio (mientras, DT a 20 metros sentado en la caja).
Perdone, ¿El autobús para volver a Madrid?
Sigue esta calle y al final a la derecha...
Pero...¿está muy lejos?
No mucho
¿5minutos andando?
Ummm, pues no se...

Fui incapaz de decirla que ibamos cargando unos 30 kilos y que la agradecería que fuera mas concreta.

Estábamos discutiendo DT y yo si seguir las instrucciones de la mujer o seguir la táctica de las avanzadillas que tan pocos resultados nos había proporcionado cuando vimos nuestro autobús girar en una rotonda. DT salió corriendo, para ver de donde venía y si la parada estaba muy lejos.

No, no estaba lejos, estaba justo al lado cotrario donde había asaltado a la mujer. Aún no se si me tomo el pelo o andaba igual de despistada que yo.

Quedaba media hora para que volviera a pasar. No habíamos comido y me dolía todo el cuerpo. Bueno, al menos teníamos la caja para sentarnos. La pusimos a la sombra y nos sentamos a hablar.

Estábamos intentando entrar en una red llamada "sunshine" con la pda cuando escuchamos un estruendo. Aún tengo pesadillas...ese autobús a todo gas que parecía poseido. Las personas desde las ventanillas se nos quedaron mirando, no se si estaban pidiendo auxilio, porque estaba claro que el conductor se quería suicidar con ellos detrás, o si pensaban que eramos una alucinación: dos tios en medio de ninguna parte, sentados en una mega caja charlando a la hora de la siesta bajo la sombra de un árbol.



Total, otro autobús perdido. Otra media hora hasta el siguiente.
Dejamos la caja en la parada, como señal, y estuvimos atentos al siguiente: si hubiera hecho falta que uno de los dos se sacrificara tumbandose en la carretera para que esta vez parara lo hubieramos hecho.

Tenía mis dudas de que tal paquete cupiera por el pasillo del autobús o que el conductor nos dejara subir en tales condiciones pero al final todo fue bien. Incluso en el metro pudimos sentarnos aunque no hubiera asientos libres.

Toda una experiencia pero .... llegamos y no pudimos montarlo: se me había olvidado comprar la ram...¡mierda!, eran ya las 19.00 de la tarde, sábado, todo cerrado.

Antes de que DT se desmayara de la hambruna nos fuimos al vips a comer.
Tuve suerte, fuimos al centro comercial de Príncipe Pío y había algunas tiendas abiertas...y ¡me pude comprar la ram!. Ya sólo me faltaba comprar la pasta térmica que también se me había olvidado.

Al día siguiente DT estuvo en mi casa, se trajo pasta térmica que le sobraba y montamos el ordenador...asi, todo dicho en una frase suena facil ¿verdad?. Estuvimos toooda la tarde. Este chisme tiene tantos ventiladores y tantas lucecitas que ya no quiero ver un tornillo en mucho tiempo.




Lo peor es que la pasta térmica que usamos (que al final venía con el disipador) era algo rarita y despúes descubrimos que la aplicamos mal. ¿Chapuzas?, no, los cabrones en vez de poner las instrucciones en la caja, habian puesto una dirección de internet. ¿Cómo se supone que voy a mirarlo, si tengo el ordenador en el quirófano?.



Conclusión: un finde divertido, y ahora tengo un precioso ordenador metido en una preciosa caja, que no pienso mover de mi habitación en muuuucho tiempo.












DT, te invitio a que completes la historia.

El link de hoy es por supuesto este: kandalf

6 comentarios:

DeepBlue dijo...

¿que has hecho con la caja de carton? ¿no has pensado alquilarla como plaza de garaje? (en una foto se ve un coche blanco que juraria que cabe dentro)

Ahora que conocemos a uno que acaba de vender su vida al diablo para comprarse un pisillo en $y\rightarrow\infty$ ("y tendiendo a infinito", que a ver si ponemos soporte LaTeX... :-p), ¿no has pensado tambien en dejarla en alguna calle importante y asi poder emanciparte?

Strg.Attractor dijo...

Pues mira...no es mala idea...
Lo malo es que tendría que sacar otra vez el ordenador de mi habitación, y creo que con el peso ya se ha fusionado al suelo.

Anónimo dijo...

No, si está muy bien.

Lo de la pasta fue un tanto desconcertante.

Todos hemos visto y usado pastas y son todas como una crema. La teoría dice que hay que aplicar una capa lo mas fina posible pero debido a que los disipas no suelen ajustar perfectamente sobre el plano del micro, se acaba dejando una capa un poco mas gruesa.

Bien.

Esta pasta era como plastelina pegajosa. Tenía una característica que en principio parecía cojonuda: solo dejaba una capa traslúcida de pasta, el resto se 'pelaba' y quedaba adherida al 'aplicador' como si tuviese la lepra, imposible de extender.

El problema es que el acabado de las superficies no es precisamente de espejo y no quedaba muy bien.

En la caja del disipa no hablaba de ninguna instrucción especial para aplicarla y simplemente nos mandaba a Inet.

después pudimos comprobar que en Inet decía algo así como:

"Esta pasta es un poco rarita y no se aplica como todas, no se puede extender" (no jodas) "se debe poner un pegotón en el medio y ya está, con el calor ya se pondrá ella sola bien"

Es una de las de Artic Silver, creo que era la MX5.

DeliriumT

PS: Ah! Técnicamente no estaba "jugando con los cables" sino "alrededor de ellos", girando el embellecedor de plástico que hace de marco del agujero en la mesa por donde los rutan. Justo en el instante en que le estaba dando mi mejor giro el monitor se 'apagó'... en realidad el dependiente había salido a una sesión DOS y era el cambio de resolución...

Strg.Attractor dijo...

donde los rutan...si es que no dejamos de trabajar ni en una mañana de un sábado de agosto...
¿tendremos que ir al psiquiatra?

viki dijo...

Hola, me he topado por casualidad por tu blog, y me gusta :D
Lástima que sea antiguo ._.

Strg.Attractor dijo...

Gracias viki,
llevo unos cuantos meses de vacaciones, pero aun no esta cerrado del todo, tal vez vuelva a venirme las ganas de hablar solo, ya sabes.